Cómo leer las etiquetas de los alimentos

Ya te he comentado la necesidad de leer las etiquetas de los productos en el supermercado antes de comprarlos, y es la recomendación que desde hace años realizan asociaciones de consumidores, dietistas-nutricionistas y otros profesionales de la salud, pero los responsables de la información de estas etiquetas, es decir, los fabricantes de los productos, no siempre son muy claros, y además de utilizar artimañas para disfrazar las características menos saludables de sus productos, hay información nutricional que muchas personas no saben interpretar.

Es por ello que se hace necesario tener acceso a formación e información sobre cómo leer las etiquetas de los alimentos, es realmente necesario para que los consumidores podamos elegir a la hora de llenar la cesta de la compra, los mejores productos alimenticios según su composición. Leer las etiquetas no es leer los mensajes que aparecen en letras más grandes y llamativas que generalmente aluden a propiedades saludables (que no siempre son eficaces), ni cualquier leyenda que se muestre en el frontal, leer las etiquetas de los alimentos es dar la vuelta al envase y leer la letra pequeña, donde pone ‘Ingredientes’.

Aún sin muchos conocimientos en alimentación y nutrición, viendo la lista de ingredientes de algunos de los productos de consumo habitual, vais a quedar sorprendidos… ¿Quién se imagina qué hay en un bote de ‘mahonesa light’, de unas lonchas de ‘queso’ fundido o de unos cereales de desayuno? Ahora parece ser que todo el mundo lo sabe, pero hasta no hace mucho tiempo, ¿quién imaginaba que más del 50% de la Nocilla (o la Nutella) es azúcar en lugar de chocolate o avellanas?

Para saber cómo leer las etiquetas de los productos alimenticios, seguro de que te va a resultar útil la infografía que te dejo a continuación, la han realizado las nutricionistas @MoraguesNatalia y @Japon_Nutricion, y como puedes ver, explican cómo se expresa la lista de ingredientes, en qué hay que fijarse de la tabla del valor energético, qué tener en cuenta sobre los macronutrientes tales como los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas y sobre la fibra alimentaria, así como cuándo se trata de un producto con exceso de sal o si se puede considerar que tiene un alto contenido en vitaminas.

1

No obstante, no está de más recordar que es mucho mejor llenar la cesta de la compra con alimentos frescos, los que necesitan ser etiquetados, como verduras, frutas, pescado, carne…

Basado en una entrada original de Gastronomía y Compañía (bajo licencia CC).

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .