Nuevo dinosaurio: Vallibonavenatrix cani

Rodeado de un paisaje subtropical costero, cercano a un delta fluvial, vivió hace 125 millones de años Vallibonavenatrix cani, un dinosaurio carnívoro de entre unos ocho o nueve metros, que perteneció al grupo de los espinosáuridos.

Así lo han constatado científicos del Instituto Dom Luiz de Lisboa (Portugal), de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que han estudiado los restos de su esqueleto descubiertos en el yacimiento de Formación Arcillas de Morella en la localidad de Santa Águeda en Vallibona (Castellón).

En el Cretácico Inferior hubo dos terópodos grandes en la Península: Concavenator hallado en Las Hoyas (Cuenca) y el espinosáurido que aparece en la mayoría de los yacimientos de esta datación, pero difícilmente identificable hasta ahora por el escaso material; estas son las conclusiones que aparecen en el estudio que publica la revista Cretaceous Research. Vallibonavenatrixse convierte, por tanto, en el único representante descrito de la familia de los espinosáuridos en la península ibérica.

Desde su hallazgo, varias campañas se han afanado en buscar más huesos de este dinosaurio sin éxito. “Creíamos que íbamos a encontrar más restos, de hecho el año pasado hicimos dos excavaciones ex profeso para intentar cazar a este animal en los lugares en los que había referencias de que se encontraban restos de terópodos. Pero tuvimos poca suerte, estos depredadores son muy huidizos”, añade Ortega.

El esqueleto analizado incluye vértebras dorsales, sacras y caudales y elementos de la cintura pélvica del animal. Tradicionalmente los escasos fósiles de espinosáuridos conocidos en la península ibérica habían sido asignados al género Baryonyx del Cretácico Inferior de Inglaterra. Sin embargo, siempre se ha considerado que el análisis de nuevos restos permitiría ajustar mejor esta asignación y que la diversidad de espinosáuridos ibéricos podría ser más compleja.

Los espinosáuridos se caracterizan por la peculiar forma de sus cráneos y dientes, que presentan ciertas semejanzas con los de los cocodrilos. Además, son muy reconocibles por el desarrollo de espinas neurales altas en algunas de sus vértebras, lo que produce una especie de vela sobre el dorso de su espalda, al que deben su nombre.

Lo que ha sorprendido es que este dinosaurio está más emparentado con los espinosáuridos del norte de África o Asia que con ‘Baryonyx’

Estos animales son relativamente escasos en la península ibérica, pero cuentan con un registro abundante en el norte de África, América del Sur, Asia y, más cercanamente, en Inglaterra. “Lo que nos ha sorprendido es que este dinosaurio está más emparentado con los espinosáuridos del norte de África como Spinosaurus, o Asia, como Ichthyovenator, que con otro terópodo europeo de la misma familia como Baryonyx”, apunta Ortega.

Vallibonavenatrix vivió en un hábitat que durante el Cretácico Inferior estaría situado muy al sur, cercano a la posición actual de las islas Canarias. El punto concreto de la Formación Arcillas de Morella estaría en la desembocadura de un río, muy próximo a la costa. El clima fue muy húmedo y cálido, con una cierta alternancia de estaciones y una época seca.

La fauna que acompañó al dinosaurio fue la típica de toda Europa, compuesta sobre todo por especies de herbívoros gregarios que pastarían en este lugar, como los ornitópodos iguanodóntidos del que Morelladon beltrani es representante autóctono de este yacimiento.

También convivió con dinosaurios acorazados del tipo de los anquilosaurios y existe registro de otros más pequeños, como lagartos o especies propias de la línea de mar, como tortugas tropicales, cocodrilos, plesiosaurios y tiburones debido la proximidad a la costa.

Imagen de cabecera: Reconstrucción del aspecto en vida de Vallibonavenatrix cani. Crédito de la imagen: José Antonio Peñas.

Entrada basada en información aparecida en SINC (Bajo licencia CC).