Cáscaras de naranja para fabricar bioplásticos

Todos sabemos lo contaminates que son los plásticos derivados del petróleo; es por ello que a nivel mundial los investigadores se están centrando en conseguir bioplásticos prodidos a partir de productos naturales como la piel de la naranja.

James Clark, profesor de biología en la Universidad de York en Reino Unido ha desarrollado una innovadora técnica usando microondas de gran potencia que transforman la cáscara de naranja al romper las moléculas de celulosa presentes en ella. En el proceso se liberan gases, que licuados pueden utilizarse para fabricar plástico.

El motivo de usar piel de la naranja se debe a los millones de toneladas de residuos de cáscaras de naranja generadas por la industria de los zumos de frutas en Brasil y España. Por cada naranja exprimida se desperdicia la mitad de ella.

Los investigadores usan el d-limoneno, un isómero presente en los cítricos y muy utilizado en cosmética y como base de productos de limpieza para producir plásticos biodegradables.

La novedad de esta nueva técnica es que nunca se trabaja por encima de los 200 grados centígrados, y de esta manera no degrada las moléculas esenciales como la d-limonero y otras sustancias químicas similares; incluso sirve como método para tratar la celulosa.

Como ventaja adicional este nuevo método de fabricación de plástico permite reciclar residuos vegetales que normalmente se desechan, reduciendo en gran número los residuos orgánicos. Los agricultores, las fábricas de zumos y centrales eléctricas de biomasa serán algunos de los beneficiarios de esta nueva tecnología.

fruit-juice-2735168_1920

En España, las empresas J. GARCIA CARRION, AGROCODE, CANAGROSA, PLASTIPAK, LISANPLAST y AZVI, junto con la Universidad de Sevilla, la Universidad Politécnica de Valencia y AIMPLAS, han puesto en marcha el proyecto MIPLASCOE que se centrará en la valorización de los residuos generados por la industria de los zumos de frutas a través de la extracción de diferentes monómeros mediante fermentación microbiana y la síntesis de biopoliésteres, que tras una modificación posterior se espera dotar de las propiedades adecuadas para su utilización en la extrusión de perfiles y para la producción de botellas mediante inyección-soplado.